Guía sobre la ventilación

guia sobre instalaciones de ventilacion

Compartir este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Actualmente existen numerosos sistemas de ventilación en el mercado, adaptados a las circunstancias y las necesidades de cada espacio. Por ello, desde HT Hispanotérmica te hacemos una guía detallada con todo lo que necesitas saber sobre el tema.

  1. Qué es un sistema de ventilación

Se trata de una estructura adaptada a las condiciones, características arquitectónicas, uso y necesidades de un espacio como puede ser un edificio.

Por otro lado, la ventilación industrial se refiere al conjunto de tecnologías que se utilizan para neutralizar y eliminar la presencia de polvo, humo, gases, calor y olor. Estas partículas cuando están disueltas en el ambiente pueden resultar peligrosas, si no se evacuan al exterior con las medidas adecuadas.

Existen diferentes tipos de ventilación según si el movimiento se debe a causas naturales o por medios mecánicos (ventiladores).

  1. Clasificación de los sistemas de ventilación
  • Natural
  • Ventilación inducida por aspiración estática
  • Ventilación mecánica
  1. Ventilación natural

Sistema de ventilación que se produce por la diferencia de presiones, ya sea por origen eólico o térmico. Se trata de un sistema de renovación de aire, que es difícilmente controlable por sus caudales de renovación. Por ello, se deben buscar otras opciones para cumplir con los requisitos mínimos por salubridad.

  • Ventilación eólica

Sistema de ventilación producido por fenómenos meteorológicos eternos.

Su funcionamiento se basa en un obstáculo enfrentado a una corriente de aire que experimenta diferentes presiones según su exposición al viento.

  • Ventilación por tiro térmico

El aire se calienta, aumenta de volumen y disminuye su masa específica. Por ello, asciende debido a su densidad, la cual es mayor que el frío.

De esta manera, al estar el aire caliente condensado en la zona superior del edificio, una manera de ventilar es realizar aberturas para que el aire caliente se expulse (depresión). Sin embargo, hay diferencias según el clima:

  • Climas fríos: conviene no dejar salir el calor de parte superior, mediante ventanas de guillotina.
  • Climas cálidos: se tiende a usar ventanas con montables abatibles en la parte de arriba (o montantes practicables sobre las puertas), de esta manera la estratificación provoca la renovación del aire.
  • Ventilación mixta

Se trata de una mezcla de ambos (eólica y térmica). En el clima mediterráneo, una opción de ventilación es aprovechar los huecos de la fachada (ventanas) para aprovechar el efecto eólico y el tiro térmico.

  • Importante: para un mejor funcionamiento, las ventanas deben estar en fachadas opuestas o dando a un patio (cruzada).

La regulación con este sistema es manual mediante la apertura y cierre de ventanas, por lo que es conveniente que tengan compases de fijación para lograr una abertura media y controlar posibles golpes de viento.

  1. Ventilación inducida por aspiración estática

Sistema de ventilación usado en aseos interiores de edificios de viviendas, que se vale de una ventilación natural colectiva mediante chimeneas comunes.

Componentes:

  • Conducto principal
  • Conductos audiovisuales
  • Orificios y rejillas de extracción
  • Piezas de derivación
  • Remate y aspirador

El diseño debe ser aerodinámico con secciones de lados no muy desiguales y entre conductos no deberán interconectarse con chimeneas de humos y gases.

 

  1. Ventilación mecánica

Existen dos tipos de sistemas de ventilación mecánica a grandes rasgos:

  • Sistemas de ventilación no conducidos: red de extracción y entrada de aire natural
  • Sistemas de ventilación conducidos: red de extracción y red de aportación o doble flujo

Componentes de un sistema de ventilación:

  • Red de conductos, incluyendo reducciones y codos (salvo en ciertos casos de extracción directa)
  • Ventilador de extracción y de aportación (solo en algunos casos): elemento principal del sistema
  • Elementos de entrada/salida de aire como bocas de extracción o aportación de aire, reguladores de caudal, válvulas o persianas de sobrepresión

Otros elementos pueden ser sistemas de filtración, núcleos de recuperación de calor o silenciadores.

 

  1. Sistemas de ventilación no conducidos
  • Extracción

Este sistema se puede utilizar en zonas industriales para la renovación del aire. Se trata de un extractor mural, que se instala próximo al techo y vacía el aire viciado hacia el exterior. Esto provoca que se genere una depresión para permitir la entrada de aire limpio proveniente del exterior a través de aireadores o rejillas, las cuales deben estar cercanas al suelo y en el lado opuesto de los extractores para un correcto barrido aire del lugar.

Se caracteriza por su bajo coste y la facilidad de su instalación.

Un consejo es que si los ventiladores están parados, se pueden instalar persianas de sobrepresión en su lugar. Asimismo, tener en cuenta que el “barrido” se puede realizar mediante extractores de cubierta o techo (conocidos como “seta”) por su forma. Aunque las entradas de aire deberán estar en la entrada de aire o salida y en los laterales, y así se repartirá el aire por la dependencia. En este caso, en vez de persianas se suelen emplear compuertas que se cierran automáticamente en la entrada de aire exterior una vez los ventiladores se han apagado.

  • Importante: este sistema no puede instalarse en párkings, viviendas y centros comerciales.

 

  • Aportación

Es común utilizarla para lugares con gran longitud entre la entrada de aire y los extractores. Por ello, suele haber fugas lo que dificulta que el barrido no sea del todo completo. La mejor opción es instalar ventiladores murales de aportación de aire en la entrada para hacer el recorrido deseado.

  1. Sistemas de ventilación conducidos
  • Extracción

Este sistema se utiliza en todos los casos anteriores y en viviendas reguladas por el Código Técnico de la Edificación de España (CTE). En este caso, el aire se extrae con rejillas, colocadas en el espacio que se quiere ventilar. Este sistema utiliza la depresión para que entre el aire nuevo del exterior a través de aireadores (o rejillas) situados en el marco de las ventanas.

La mayor ventaja es la posibilidad de ventilar una estancia con solo un ventilar y controlando el caudal que queremos que se extraiga por cada ramal.

  • Aportación

Ventilación por sobrepresión. Este sistema está admitido por el Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE), siempre que el caudal a ventilar no supere los 1800 m3/h. En este caso, se tendría que instalar una red de aportación y una de extracción, así como un recuperador de calor.

Este mecanismo funciona mediante la aportación de aire del exterior filtrado al espacio a ventilar. Y en su caso, el aire viciado se expulsa mediante rejillas y por sobrepresión. Es el mismo método para el sistema de extracción a través de conductor, pero la ventaja es que es mucho más controlada gracias a los reguladores de caudal.

  1. Sistemas de doble flujo: aportación y extracción mecánica

Es el sistema más eficiente actualmente debido a que el aire se distribuye exactamente. Se puede emplear en viviendas, oficinas o naves industriales.

Utiliza dos sistemas de redes diferencias con un ventilador cada uno y al ser mecánico, el aire se puede filtrar (obligatorio por la RITE en algunos casos).

Existe la posibilidad de usar compuertas con un accionamiento eléctrico controlado por una señal.

  • Importante: si se instala adicionalmente a estos elementos un transmisor de presión para leer las diferencias de presiones del juego de las compuertas y ventiladores regulables, se tendrá el mejor sistema de ventilación (Demanda Controlada de Ventilación).

Subscribe To Our Newsletter

Get updates and learn from the best

Más posts

mantenimiento-sistema-de-climatizacion
Sin categoría

Mantenimiento Sistema de Climatización

¿Qué mantenimiento necesita un sistema de climatización? El sistema de climatización es un elemento básico en la estructura de un inmueble y por ello, debe